Las Barías: una parada casi obligada en Independencia

El bosque balneario Las Barías, declarado Monumento Natural mediante el decreto 571-09, es un particular lugar del municipio La Descubierta de donde brotan riachuelos en medio de un reducido, pero denso bosque de árboles centenarios.
El artículo 23 del referido decreto establece: “Se crea el Monumento Natural Manantiales Las Barías con el propósito primario de conservar la integridad y salubridad de los múltiples manantiales del Río La Descubierta que emergen en medio de una masa boscosa impresionante de árboles monumentales”.
Su nombre se debe a la abundancia, más de un 90%, de gigantes árboles Baría, de la especie Calophyllum, que y se elevan al cielo cubriendo de sombra el balneario y aclimatando el lugar caracterizado por sus aguas frías, aun en los tiempos de altas temperaturas.
Al menos tres ríos nacen en el lugar, cuyas correntías se inician debajo de los árboles y corren hasta el lago Enriquillo, luego de pasar por fincas donde son aprovechadas para irrigar conucos. Hay quienes afirman que los riachuelos no nacen en ese sitio, sino que es el lugar de salida de una corriente de agua que supuestamente desciende de las montañas, al norte del poblado La Descubierta.
Este lugar es parte de otros atractivos turísticos de la provincia Independencia como “Las Caritas”, el Lago Enriquillo, los manantiales de aguas azufradas, ahora ocupadas por el lago y otros atractivos. La deficiencia del sistema de acueducto de La Descubierta hace que los lugareños frecuenten, por lo general en horas de la tarde, para bañarse en el lugar. Niños y adultos utilizan el embalse, pero la estadía no es larga debido a las bajas temperaturas del agua cristaliza, aunque a veces se torna turbia.
Desde hace nueve años el bosque está bajo la administración de la Alcaldía de la localidad y del Ministerio de Medio Ambiente. Se encargan de la limpieza y la conservación del lugar dejando crecer los arboles sin tocar sus ramas y recogiendo los residuos sólidos.
Bancos de hierro y madera y algunos kioscos han sido instalados en el lugar para la comodidad de los visitantes, quienes no se quieran bañar, pero se refrescan bajo la sombra de los frondosos árboles que además son el refugio de aves que con su cantar crean un ambiente armonioso que el silencio deja escuchar. Es considerado un lugar paradisíaco.
Mejoría para atraer visitantes
El alcalde Pascual Pérez cuenta que el balneario fue reconstruido por la Alcaldía y el Instituto Nacional del Suroeste (Indesur). Además de bancos y kioscos, fue iluminado y se construyó una verja perimetral. “Nosotros en el municipio siempre tratamos que el bosque Las Barías sea el pulmón del municipio. Nosotros decimos que somos un municipio turístico”.

Con la tecnología de Blogger.