Miles de dominicanos esperaron el 2020 en ambiente festivo y en paz

SANTO DOMINGO, 1ro. de enero.- Cientos de dominicanos recibieron el 2020 en ambiente festivo, unos al aire libre y otros en establecimienos  en los cuales hubo bailes amenizados por afamadas orquestas.  La inemsa mayoría, sin embargo, lo hizo en la intimidad de sus hogares.
La mayor de estas celebraciones fue la que se ofrece en la intersección de las avenidas George Washington (Malecón) con Máximo Gómez, en la capital, donde decenas de artistas ofrecieron sus más conocidos éxitos en los géneros de merengue, bachata, salsa y música urbana.  A esa presentación, auspiciada de manera gratuita por una planta de televisión, acudieron miles de personas quienes disfrutaron de sus exponentes favoritos hasta prácticamente las primeras horas de la mañana del 1 de enero.
Otra fiesta tradicional de la Nochevieja es la que se celebra en un hotel del Malecón, donde también se presentaron las figuras más atractivas de la música popular dominicana. Allí, bajo techo y pagando el coste, acudieron decenas de personas que prefieron un ambiente más selectivo al “baño de pueblo” callejero.
Este 31 de diciembre otro punto de encuentro para esperar el año fue la avenida Abraham Lincoln y su parque La Lira, el cual fue  abarrotado de un público mayoritariamente joven. Esta fiesta fue amenizada por artistas del género urbano, el de mayor pegada entre la juventud dominicana desde hace varios años.
Las avenidas España y Venezuela, en Santo Domingo Este, también han sido escenarios de fiestas populares que atrajeron a centenares de parroquianos.
Cierre de vías
Las autoridades dispusieron el cierre de varias avenidas y calles para facilitar estas convocatorias masivas aprovechadas por los dominicanos para congratularse por ser testigos de un nuevo año.
Antes de estas fiestas nocturnas, este lunes fue celebrado en el sector Don Bosco, en la capital, el Rally del Borracho, un encuentro que suma varias décadas y que cada vez se hace más popular.
Al lugar acudieron centenares de personas de varios puntos capitalinos atraídos por el jolgorio y la presentación de artistas no anunciados previamente, amén de rifas y el buen orden que imprimen sus organizadores.
Los dominicanos acostumbran, en menor medida que en la Nochebuena, a cenar en familia el 31 de diciembre y esperar el “cañonazo”, como se le conoce al momento justo cuando el reloj marca las 12 de la noche.
Tras esos momentos de felicitación, es habitual que muchos se dirijieron a las fiestas multitudinarias o se ubicaron en en cualquier esquina del barrio para “esperar en pie” el Año Nuevo
Con la tecnología de Blogger.